Llegar a las metas es un camino, no una carrera.

Muchísimas veces queremos que en cuanto comenzamos con un nuevo proyecto, sea el que sea, con poco tiempo invertido ya seamos unos expertos en el tema. Puede ser como nuevo empleado, con una nueva pareja, disciplina deportiva o algo tan sencillo como el cambio de hábitos.

Parece que con el mundo tan inmediato que vivimos hoy en día sentimos que si no somos los mejores o súper buenos de un segundo al otro, nunca lo vamos a ser y vivimos una frustración muy grande, entonces nos terminan dando ganas de renunciar.

Tenemos que trabajar en muchas cosas para ser mejores personas día con día. Pero, en especial para lograr ser exitosos, en cualquier área que queramos, debemos controlar nuestros impulsos y sobretodo comprender que no se puede sobresalir en todo sin invertir muchas horas de práctica.

Existe la teoría de las 10,000 horas de práctica de Malcolm Gladwell, que explica en su libro Outliers (Fuera de Serie), que para ser realmente un genio en cualquier cosa que uno se proponga, necesita practicarla por 10,000 horas.

Crea metas y sueños que sean ambiciosos, pero no te juzgues si de un minuto al otro no llegas a ellos, se honesto con la cantidad de tiempo que se debe invertir para alcanzarlos. Un gran ejemplo es que una persona con sobrepeso, que por 10 años no ha hecho ejercicio, de la nada quisiera participar en un IronMan y quedar en primer lugar. Claro que todo es posible en la vida, pero dicha persona debe ser consciente de la cantidad de horas que deberá entrenar al día y los compromisos que deberá tener consigo mismo, para llegar a su objetivo.  Por ejemplo, deberá entrenar casi diario, llevar a cabo una dieta muy estricta y cambiar muchos hábitos que llevaba antes. ¿Qué pasaría con esa persona si al primer mes de intentarlo, a penas lleva pocos Kg bajados y su condición aun no está donde la quiere tener? Hay de dos, o es honesta consigo misma y sabe que sigue en el comienzo del proceso, se da aplausos por los pequeños logros que ha conseguido y sigue esforzándose. O la segunda opción es que, se haya aburrido y decida renunciar a su meta por querer resultados a corto plazo y no ser honesto consigo mismo, sino su propio verdugo.

Este es un caso donde parece muy fácil comprenderlo, pero si somos honestos, constantemente estamos esperando recibir recompensas instantáneas por poco esfuerzos. Entonces si llevamos pocas horas de práctica, no podemos juzgarnos y ser duros con nosotros y esperar que con pocas horas lleguemos a ese grado de experiencia y éxito.

Y, es importante recordar también que muchas veces uno va avanzando y aunque a veces se pueda tener un ligero tropiezo o un pequeño desliz, no podemos exigirnos a nosotros mismos ser perfectos y no tener fallas. Pero constantemente nos auto reprochamos los errores que hemos tenido, en vez de aplaudirnos todos los aciertos y acercamientos que hemos tenido para llegar a la victoria.

Bien dice el dicho común, “La vida es un viaje”; no es llegar a un destino, sino disfrutar de las horas de práctica a la vez, sólo así realmente va ser satisfactorio llegar al éxito.

Les comparto aquí el link a la Página de Gladwell por si quieren saber más acerca de esta teoría. http://gladwell.com/outliers/

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s