Después de la tormenta siempre viene la calma

Es una mamada, “Después de la tormenta siempre viene la calma”.

Pinche frase clásica que escuchamos cuando estamos en nuestro peor momento. Y desde mi punto de vista, no, después de la tormenta no viene la calma. 

La calma viene después de aceptar, realmente, cuál es nuestra tormenta. 

Una tormenta es cualquier situación, como todos sabemos, que no nos deje estar en paz. 

La calma es más complicada de entender, pero asumimos que es la resolución de dicha situación que nos quita el sueño. 

Ahora bien, en efectos prácticos, es dormir en paz. No el hecho de no tener una tormenta. ¿Cierto? 

Bueno, para dormir en paz no tenemos que no tener problemas. Para dormir en paz tenemos que tener dos cosas básicas. 

La primera, el apoyo de la gente que queremos. Así que… lloren, griten y háganle saber a la gente que quieren, cuál es el problema. Dejemos muy claro que nos van a querer ayudar. Y lo harán a su manera. Pero, no es que su ayuda nos rescate de la situación en sí. Más bien, el hecho de externarlo significa que lo aceptamos. He aquí, el primer paso para salir adelante. Aceptar que me encuentro perdido en una tormenta y busco la calma. 

La segunda cosa que necesitamos para pasar la tormenta es entender que aunque no se resuelva en este instante, yo tengo posibles soluciones para concluir la tormentosa vida que he estado llevando. Y por posibles soluciones me refiero a planes de acción. 

La tormenta aunque siga siendo un tema que nos anguistie un poco, saber cuál es, y saber qué puedo hacer, pareciera un juego de niños. 

Aquí el apoyo ajeno, siempre sienta bien, pero su importancia es aceptar qué estoy viviendo. 

Y las posibles soluciones nos indican, que hay algo que podemos hacer. Es decir, un plan de acción. Esto es lo que nos mueve de un lugar a otro, encontrar un impulso para dejar de ser víctima y convertirnos en seres que resuelven, en vez de quejarse. 

Y aquí sí, reitero, nos convertimos en gente de calma. La gente feliz no es la que menos problemas tiene, sino que la que al tener un problema, lo acepta y busca su resolución. 

Y entonces y solo entonces, sí, después de la tormenta siempre viene la calma. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s